Real Zaragoza × en la web de aficionados del Real Zaragoza.
Real Zaragoza
La red social de aficionados del
Real Zaragoza

La auténtica tragedia del real zaragoza

¡Valora el tema!
Total

 

1 voto
acher
acher el 19-11-2017 a las 17:47:45

La auténtica tragedia del Real Zaragoza

La directiva nunca se rasga las vestiduras, jamás asoma de entre bastidores, como si ejerciera de puente de una transición que no prioriza el crecimiento deportivo

Alfonso Hernández
19/11/2017

Enterradas las sensaciones, un concepto que abriga una considerable ambigüedad si no va acompañada de buenos resultados, por los pasillos del Real Zaragoza se celebra el funeral de la paciencia, ese tiempo que se solicitó desde todos los ámbitos para conocer la verdadera dimensión de un equipo remodelado de arriba a bajo incluyendo el banquillo. Con 15 jornadas celebradas hay suficiente información como para sacar conclusiones de relevancia, entre ellas que la plantilla compite minutos y no partidos y que Natxo González trabaja en un modelo defensivo imposible para la naturaleza de los jugadores que dirige. El técnico ha quedado expuesto por algunas decisiones de autor muy mal digeridas, rotaciones y cambios en la alineación que han confundido a un equipo de por sí ya inestable mental y deportivamente. A Natxo, además, se le nota afectado porque la asignatura que imparte resulta incomprensible para sus alumnos. "Este proyecto va a acabar fantásticamente", dijo tras la zurra recibida en Almería. Si el objetivo es la salvación, nada que objetar a su corazonada; si se refería al éxito en empresas mayores, la premonición suena a chunga. Como la directiva, cuya invisibilidad sí que es fantástica, tampoco ha establecido las coordenadas de este proyecto, resulta difícil saber si el Real Zaragoza ha entrado de lleno en una crisis o transita por un proceso consustancial a su tierna constitución.

La actualidad, la lamentable imagen ofrecida en los Juegos del Mediterráneo, impera sobre todas las cosas. Se venía de una afortunada victoria sobre el Rayo Vallecano y de una debacle histórica en El Alcoraz, dolorosa en su vertiente deportiva y social. Antes, de tres empates consecutivos con poco prestigio y pésimas vibraciones salvo el de Osasuna. La desnudez del viernes frente a un rival en paños menores clausuró la estación de la serenidad y ha colocado al entrenador muy próximo al cadalso, como dicta la tradición en estos casos. Casi nadie, sin embargo, invita a una lectura menos superficial sobre la raíz de la frustración, a repasar con calma cómo las plantillas del Real Zaragoza han ido reduciendo su calidad de forma progresiva y premeditada, justificada en un imperativo económico de indudable influencia aunque inadmisible como eterno paraguas los días de tormenta. Lalo Arantegui, el director deportivo, construyó un bloque con cedidos de Segunda B --alguno estupendo--, extranjeros sin nombre, veteranos sin equipo y la cantera como colchón cuantitativo. Una macedonía en manos de un entrenador que debía restarle azúcar y añadirle consistencia y fiabilidad . No es tan extraño que el resultado sea un conjunto insulso y frágil en constante viaje por el tobogán del rendimiento, con pinceladas brillantes y un respuesta general de brocha gorda, de mínima regularidad y rigor táctico. Con un técnico que dibuja en la pizarra con toda la clase de espaldas.

Si el Real Zaragoza no da más de sí es, en gran parte, porque sus propietarios, interinos o albaceas, y sus ejecutivos así lo han establecido después desmarcarse de toda responsabilidad deportiva y de airear su impecable gestión administrativa. Nunca se rasgan las vestiduras, jamás asoman de entre bastidores, como si ejercieran de puentes de una transición que no prioriza el crecimiento deportivo. El entrenador y los jugadores han subido ya al estrado bajo todo tipo de acusaciones, algunas tan ciertas como la bochornosa noche de Almería. El jurado popular, no obstante, quizás tendría que enjuiciarlos como culpables de inocencia. Están cada jornada en el lugar de los hechos, pero casi nunca aprietan el gatillo de una pistola que la directiva va cargando año tras año con balas de fogueo. Esa es la auténtica tragedia de este club.

Tu comunidad,
en tu móvil
acher
acher el 26-11-2017 a las 10:15:14

Lo del proyecto a medio plazo es un engaño, una excusa porque no funciona el presente.
¿Quiénes servirán la temporada que viene? ¿Zapater y Toquero con un año más a las espaldas? ¿Febas y Borja que volverán a sus clubs de origen? ¿Valentín, Ros o Vinicius que carecen de nivel para esta categoría? ¿Papu o Buff que todavía no se han enterado de cómo se juega en esta liga?
No nos engañemos, lo dijo muy claro Emilio Larraz esta semana, ya no somos el Real Zaragoza histórico, somos un equipo vulgar de Segunda, del montón tirando para abajo.
Pero sobre todo somos un club sin norte, sin los pies en el suelo, que quiere tener un objetivo alto (lo necesita económicamente y por prestigio) pero no puede, con malas elecciones todos los años.
Lalo lo hizo bien en el Huesca y aquí no, Natxo lo hizo bien en el Reus y aquí no, aquí Lalo quiere a Natxo pero le ficha jugadores que no pueden construir un equipo como quiere Natxo, aquí no funciona nada porque el problema está más arriba. Quizás tengamos que traer a Petón y Lasaosa, que está claro que son mucho más listos que Lapetra y Cuartero. A este paso una docena de años en Segunda, si no bajamos, como mínimo.

mariajose
mariajose el 12-12-2017 a las 11:17:05

El Real Zaragoza solo ha sumado 40 victorias como local -de 93 partidos- desde que descendió


La Romareda es la pieza angular, básica, para retornar a primera división. Si el Real Zaragoza es incapaz de sumar mas del 70 de los puntos en litigio ante la propia parroquia será imposible un final feliz. Así de sencillo. Así de fácil.
Este curso, el Real Zaragoza ha disputado 9 partidos ante la afición blanquilla y tan solo ha ganado 2, perdiendo 2 y empatado cinco. 11 puntos de 27 o lo que es igual, el 40% de los puntos sumados.
Pero el mal viene de lejos: en la campaña 16-17 se ganaron 8 encuentros, con siete derrotas y seis empates. 30 puntos de 53 (47% de los puntos).
En la 2015/16, el Real Zaragoza rozó el objetivo -la temporada del Llagostera, para entendernos- que se pretende. Se ganaron 13 encuentros de los 21 jugados; se empataron dos y se perdieron 6. El once aragonés totalizó el 65% de los puntos.
En la 14/15 -la de los 5 minutos de Las Palmas- se conquistaron el 58% de los puntos como locales, El Real Zaragoza empató 7 partidos, perdió 4 y ganó 10. 37 puntos sumados de 63 jugados.
Y en la primera campaña en segunda, el once blanquillo fue capaz de sumar tan solo el 44% de los puntos (28 de 63) con un reparto equitativo de resultados: siete victorias, siete empates y siete derrotas.
Desde el último descenso, el Real Zaragoza ha jugado 93 partidos como local en segunda en los que tan solo ha sumado 40 triunfos: un 43% de victorias.
Así no vamos a ninguna parte. Que lo analicen el consejo, la dirección general, la dirección deportiva y el señor entrenador. Un fiasco.


Diario aragones
mariajose
mariajose el 21-12-2017 a las 12:26:15

O Borja o nada

Los dos meses de esterilidad goleadora del ariete desvelan la ausencia de alternativas ofensivas en el Real Zaragoza


Los dos meses de esterilidad goleadora del ariete desvelan la ausencia de alternativas ofensivas en el Real Zaragoza

R. LahozZaragozaActualizada 21/12/2017 a las 10:29Etiquetas
ZaragozaReal Zaragoza





Borja Iglesias, en una acción en el encuentro del pasado martes en Valladolid.Fernando Blanco
Borja Iglesias sufrió una rotura en el aductor largo de su pierna izquierda en la jugada en que acarició el tercer gol en Pucela el pasado martes. Toquero había puesto en el área un balón al que no llegó el ariete gallego pese al esfuerzo extremo que se reflejó en la radiografía que desveló su lesión en la mañana del miércoles. Antes de la rotura muscular, antes del que pudo haber sido el tanto del empate (3-2), Borja firmó dos goles en Valladolid, acabando con una sequía goleadora particular que parecía una condena: dos meses menos un día estuvo sin ver puerta. Desde luego, dentro de una noche de gélidas sensaciones, el olfato recuperado por Borja constituyó la única constatación agradable para el Zaragoza en el nuevo José Zorrilla.

La trayectoria del Real Zaragoza va unida a la fertilidad goleadora de Borja. Decisivo por acción, también lo es por omisión. Desde el 21 de octubre, con el par de goles anotados en Sevilla, no marcaba el delantero centro. Ocho partidos sin ver puerta Borja acercaron al conjunto aragonés a las puertas del peligro. En cierta forma, el desplome clasificatorio del Zaragoza se explica con nitidez sin los goles de Borja.

O Borja o nada. O casi nada. Aunque la segunda mitad ante Osasuna (1-1) ya había sido preocupante, el empate ante los navarros supo mejor que el empate en Sevilla, donde comenzó a desvanecerse el Zaragoza. Ante el filial sevillista había marcado Borja sus dos últimos goles antes del regreso goleador del martes. En el Viejo Nervión, los goles de delantero puro de Borja junto a la confirmación de Delmás fueron lo mejor de un empate triste ante el colista. Lo que ha venido después ha sido peor, con la constatación de las deficiencias que lastran al Real Zaragoza.

Visitó después La Romareda la Leonesa, que completó una lección magistral de mediocridad lógicamente resuelta por un empate sin goles (0-0). El ataque de entrenador de Natxo González allanó el camino al triunfo del Huesca en El Alcoraz (3-1). El gol en Huesca llegó a balón parado por medio de Zapater. Después visitó Zaragoza el Rayo, en un partido en el que los vallecanos movieron la pelota y el Zaragoza la supo meter entre los tres palos. Un cabezazo de Grippo, el mejor disparo de Febas en el curso y una buena taba de Pombo sellaron el triunfo. Al esperpento de Almería (3-0) le siguió el currado empate en casa con el Reus (0-0). El gol volvió en Gijón, en un córner rematado por Delmás ante la incompetencia de la defensa del Sporting (0-1). Última alegría de 2017. Una doble ración de impotencia ante el Cádiz (0-2), un helador vacío en Albacete (0-0) y la decepción final de Valladolid (3-2) clausuraron el año natural.

Recapitulemos. En el paréntesis goleador de Borja, en estos dos largos últimos meses, el Zaragoza ha marcado mediante una falta por toda la escuadra de Zapater, en un cabezazo de Grippo, una vez que a Febas le dio por disparar en vez de seguir regateando como siempre, otra vez que Pombo miró a la portería en vez de mirarse a sí mismo y en un remate del espabilado Delmás. Desde el 21 de octubre hasta que Borja Iglesias volvió a cantar gol el pasado martes, así se han facturado los goles del Real Zaragoza... Sí, salvo en el partido loco ante el Rayo, el último gol elaborado en una jugada correctamente hilada fue en el Viejo Nervión. La jugada referida data de octubre... Dos meses sin tejer, sin hilvanar, sin apenas nada. Dos meses sin marcar Borja. Esa es la trascendencia de Borja en el Real Zaragoza.


Heraldo de Aragón
mariajose
mariajose el 22-01-2018 a las 15:30:40

La caída más profunda

El Zaragoza está más lejos del ascenso y más cerca de la Segunda B que nunca tras 23 jornadas -- La victoria del Barça deja el peligro a solo tres puntos y aumenta el dramatismo del duelo ante el Córdoba


La victoria del Barça B en Tenerife (0-3) apunta al despido del técnico tinerfeñista, Martí, y hace que el Zaragoza vuelva a ver la zona de descenso a tres puntos y da el rango de absoluta final al partido del viernes en La Romareda (21.00 h.) ante el Córdoba, que ganó el sábado al Albacete y que acaba de vivir un cambio de propiedad que seguro que implicará refuerzos. Desde que dio con sus huesos en la categoría de plata, el Zaragoza, tras 23 jornadas, está más cerca del descenso a Segunda B y más lejos que nunca del ascenso, en promoción y directo.

Ahora mismo, el conjunto que dirige Natxo González es decimosexto con 27 puntos y ve al decimonveno, al Barcelona B, a tres solo por detrás. Mientras, el Córdoba es vigésimo a ocho de los zaragocistas. Así, una derrota el viernes ante el cuadro andaluz sería dramática. Mientras, la sexta plaza, la más baja de promoción, que ocupa el Granada, está a diez puntos del conjunto de Natxo, que ve la segunda posición del Cádiz y en consecuencia el ascenso directo a 15 puntos.

Tras 23 partidos de Liga desde que bajó el equipo zaragocista en junio del 2013 nunca se había visto peor en la tabla. El curso pasado a estas alturas era decimoquinto, tenía 28 puntos, con cuatro de renta con el descenso (Almería), mientras que la sexta plaza (Tenerife) estaba a seis y la segunda (Girona), a 14. Es la temporada más parecida a la actual y acabó en una permanengia agónica en Segunda.

Y, en la 15-16, el Zaragoza era duodécimo en la tabla con 31 puntos. La renta con el Albacete, que abría el descenso, era de siete, mientras que la sexta plaza (Nástic) estaba a seis y el segundo puesto (Leganés), a nueve. En la 14-15, el Zaragoza, que acabó jugando la promoción, era sexto a estas alturas y veía el descenso (Tenerife) lejísimos, a 13 puntos. Mientras, la segunda posición (Girona) estaba a siete puntos.

La mejor situación a estas alturas desde el descenso fue en la 13-14. Entonces el Zaragoza era cuarto con 36 puntos y estaba a solo uno del segundo y de subir de forma directa (Sporting), con nueve de renta sobre el descenso (Mirandés). Eso sí, la caída posterior fue terrible.


Periódico de Aragón

mariajose
mariajose el 22-01-2018 a las 15:42:07

Zapater, Grippo, Benito, Cristian y las distracciones


Que un equipo solo haya sido capaz de ganar seis partidos en 23 jornadas no se puede explicar únicamente por una razón sino por una concentración de razones. Calidad insuficiente, problemas con el gol, irregularidad, discontinuidad en el juego, fragilidad defensiva, excesivos errores individuales… La suma de todo es la consecuencia: el equipo está anclado en la parte baja.

Efectivamente el Zaragoza tiene un problema con el gol. Solo Borja ofrece garantías: ha hecho nueve tantos y ha dado tres asistencias (el gallego está implicado directamente en doce de los 25 a favor totales). El resto está muy por debajo de las expectativas, delanteros suplentes y segunda línea incluidos. Era algo previsible por el perfil de los futbolistas de ataque, más otra cosa que relacionados con el gol.

De ahí la suma importancia que tenía armar un bloque muy férreo en defensa. Pero el entrenador no lo ha logrado por el momento y los jugadores tampoco están ayudando. En los dos goles del Granada fallan consecutivamente Zapater y Grippo en el primero, y Zapater, Alberto Benito por excesiva parsimonia en la reacción y Cristian en el segundo. Unas situaciones que se repitieron con otros protagonistas en otras acciones de peligro, habituales este año. Falta rigor defensivo colectivo, pero también individual.


Periódico de Aragón
mariajose
mariajose el 05-02-2018 a las 13:37:56

Condenados a sufrir

El irregular Zaragoza se encierra en el pelotón de abajo y tiene solo dos de renta con el descenso


El Real Zaragoza haría bien, sobre todo su entrenador, Natxo González, en mentalizarse de que la temporada se está poniendo solo para cerrar una permanencia gris en la categoría y, si se quiere hablar de la lírica del futuro, asentar el proyecto de la próxima con vistas al ascenso a Primera. En este curso, cualquier intento de subir con la irregularidad y la inconsistencia que tiene este equipo parece una quimera. De hecho, la clasificación lo deja bastante claro ya.

Así, por mucho que resten 17 jornadas y 51 puntos por disputarse, el conjunto zaragocista está en el pelotón de los nueve torpes que luchan por eludir la plaza de descenso que parece restar por asignar. Con el triunfo del Barca B en Córdoba, el conjunto cordobesista, con 19, el Sevilla Atlético y el Lorca, con 16 ambos, parecen tener asignado un billete a la categoría de plata. O como mínimo tienen muy complicada la salvación. La zona de descenso la marca la Cultural con 29 puntos, dos menos que el Zaragoza.

En ese pelotón de sufridores están el Albacete, undécimo con 32 puntos, Zaragoza (31), Tenerife, Barcelona B, Alcorcón, Almería y Reus, con 30 los cinco, y Nástic de Tarragona y Cultural Leonesa, con 29. El atasco en esa zona baja es, pues, claro y la zona de arriba parece que se les ha escapado a todos ellos.

Y es que la novena plaza del Valladolid ya está a ocho puntos para el Zaragoza, mientras que el sexto puesto, el último billete del playoff de ascenso, lo tiene el Lugo, próximo rival este domingo en La Romareda y en claro descenso de prestaciones (siete puntos de quince en los últimos cinco partidos de los lucenses). El cuadro gallego tiene diez puntos más que los de Natxo González.

El Zaragoza está, pues, condenado a sufrir. Se confía en que no mucho y en que cuanto antes ponga más renta con la zona de descenso, que ahora está demasiado cerca. Y no hace falta recordar que si diera al final de Liga con sus huesos en la categoría de bronce la desaparición de un club con 83 millones de euros de deuda global sería una posibilidad muy factible.

MUY POCO FIABLE / Natxo González no ha conseguido en el conjunto zaragocista su principal premisa, la fiabilidad. Es verdad que tiene atenuantes: la juventud de una plantilla que ahora mismo, tras el mercado de enero, es la quinta con menos media de edad de Segunda y la amplia revolución vivida en verano, donde solo siguieron Zapater, Ros, Ratón, Pombo y Valentín, este último ya en Córdoba desde la semana pasada, son argumentos que pueden justificar la paciencia con el equipo, pero no es menos cierto que han pasado ya 25 jornadas y siete meses desde que se inició la pretemporada en julio y el Zaragoza está muy lejos de ser un equipo con regularidad.

Así, el conjunto zaragocista solo ha logrado una vez en toda la temporada dos triunfos seguidos, a principios de octubre y ya ha llovido desde entonces. Venció de forma consecutiva a Numancia y a Lorca en las jornadas octava y novena. Ese dato habla por sí solo de la inconsistencia de un equipo que nunca ha pasado de la décima plaza y que es imposible que pueda aspirar a entrar en el grupo cabecero de la Liga si no es capaz de acumular una racha de más de dos triunfos. Ir sumando puntos poco a poco es suficiente para lograr la permanencia, pero la zona alta necesita de una mayor regularidad que la del Zaragoza, que ha firmado 31 puntos de 75. Es decir, solo el 41,3% de los puestos en juego.

El balance zaragocista es de siete triunfos, diez empates y ocho derrotas. Es, de hecho, el cuarto equipo que más tablas ha firmado, ya que solo le superan el Reus (12), el Rayo (11) y la Cultural Leonesa (11). Si gana con tan poca frecuencia y suma tantos empates el ritmo es de tortuga y condena a lo ya dicho, a sufrir.

EMPATE AMARGO / Es verdad que el equipo zarago había experimentado una ligera mejoría en este 2018, aunque con un calendario con la mayoría de citas contra equipos de la zona baja. Vamos, con rivales directos. A Alcorcón llegó con dos triunfos en casa, por la mínima ante Tenerife y Córdoba, y un empate en La Romareda frente al Barcelona B, además de una derrota en Granada, el único rival de la zona alta al que se ha medido en lo que va de año. En Santo Domingo sumó unas tablas que dejan el parcial del 2018 en ocho puntos de 15 posibles, unos registros mejores que lo que acumula en lo que va de temporada, pero en todo caso insuficientes para huir de la lucha en el grupo de sufridores en la que el equipo zaragocista está inmerso.

Además, el punto conquistado en Alcorcón el sábado tuvo un sabor amargo, ya que la imagen zaragocista fue bastante floja. No supo aprovechar el gol de inicio de Zapater, que anotó con solo tres minutos de juego, y se vino abajo, con mucha fragilidad atrás y con poca capacidad con el balón y en ataque. De hecho, el Alcorcón dominó el esférico y el partido, empató en el primer acto y mereció irse al descanso ganando. La segunda mitad no mejoró las sensaciones de un Zaragoza timorato y que cuajó tan mal partido global que los seguidores zaragocistas (unos 500) que habían acudido a Santo Domingo gritaron en contra del equipo y de Natxo González en particular al finalizar el encuentro.


Periódico de Aragón

mariajose
mariajose el 05-02-2018 a las 19:28:07

¡Increible! Solo el Barça lo ha hecho mejor, en el 2018, de mitad de tabla para abajo que los de Natxo

por DiarioAragones Hace 2 horas 1 minuto


El Real Zaragoza es una nave a la deriva pero, sin embargo, es curioso que, justo cuando peor juega; cuando peores sensaciones aporta; cuando desespera a su parroquia... es cuando más puntos suma.
No es una sensación: es una certeza. Es una realidad confirmada por las matemáticas y por el cuadrante de resultados.
No les vamos a marear: Observen...
El Real Zaragoza ha totalizado 8 de los últimos 5 partidos: Victorias ante el Tenerife (1-0) y contra el Córdoba (1-0) y empates ante el FC Barcelona (0-0) y Alcorcón (1-1) con derrota en Granada. Total: 8 de 15...
Si observamos esos últimos 15 partidos, resulta que tan solo el FC Barcelona B ha sumado 10 de 15, más que nuestro Real Zaragoza... el resto, o los mismos, como es el caso del Almería, o menos.
Así, el Albacete y la Leonesa, 7 de 15; el Alcorcón, el Nástic y el Reus; 5 de 15 y el Tenerife, 4 de 15.
¡Qué cosas! No le damos dos pases a la pelota pero los demás son aún peores. Es lo que dictaminan los resultados. Ahora van y me lo explican.
Es significativo, además, consignar, que en tres puntos, ente los 32 y 29, encontramos en la tabla a 9 equipos: Albacete, Real Zaragoza, FC Barcelona, Tenerife, Almería, Alcorcón, Reus, Nástic y Leonesa, estos últimos ocupando la última plaza de descenso.
De locos. Una gran segunda, desde luego.

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en losblanquillos.com: