Real Zaragoza × en la web de aficionados del Real Zaragoza.
Real Zaragoza
La red social de aficionados del
Real Zaragoza

Raúl Guti

¡Valora el tema!
Total

 

1 voto
balon111
balon111 el 25-10-2017 a las 22:47:59

Raúl Guti da el salto

 

La gran revelación zaragocista será jugador del primer equipo disputando dos partidos más

 

R. Lahoz Zaragoza Actualizada 25/10/2017 a las 21:26
     
     
     
     
     
Raúl Guti, el pasado martes, en La Romareda.
Raúl Guti, el pasado martes, en La Romareda.Guillermo Mestre

También fue ante el Valencia cuando descubrimos que un zagal de Ejea iba para figura. La historia y su reiteración cíclica... Fue aquel inolvidable 24 de agosto de 2004 en el partido de vuelta de la final de la Supercopa de España (1-3). Álvaro, Galletti y Javi Moreno voltearon la ventaja adquirida por los levantinos tres días antes en La Romareda (0-1). Además de levantar el último gran trofeo que figura en la egregia vitrina zaragocista, esa noche emergió en el centro del campo un imberbe juvenil por encima de Rubén Baraja y David Albelda, entonces mediocentros de postín de todo una selección española. En ese mismo instante todos convenimos que el Real Zaragoza había encontrado un motor para un rato largo.

Ante el mismo rival, el zaragocismo halló a su líder en el centro del campo. Raúl Guti dio el salto el pasado martes. Ya no solo es el mejor centrocampista del Real Zaragoza. Ante el Valencia se mostró superior incluso a la línea medular del equipo más en forma del fútbol español. En un partido que destiló sensaciones muy agradables pese al resultado, la irrupción de Raúl Guti constituyó una verdadera revelación. Enfrente no estaban ni Baraja ni Albelda, sino Parejo, otro pelotero fetén. Y Raúl Guti portó más la pelota y la perdió menos. Mejor que Parejo, reitero. Huelgan más preámbulos. Estamos ante un extraordinario proyecto de futbolista al que solo le restan dos partidos para ser a todos los efectos jugador de la primera plantilla del Real Zaragoza, según el contrato de renovación rubricado el pasado 6 de septiembre.

Se comió a Parejo el martes, decía, y eso que Raúl Guti quiere mucho a Parejo... Es hijo de Paqui Parejo, una chavala de la calle Oviedo, y de Raúl Gutiérrez, coordinador del Stadium Venecia, allí en Torrero, donde se crece pronto en el fútbol y en la vida. El domicilio familiar de los Gutiérrez Parejo está en la calle Porvenir, cerquita del Parque Pignatelli. Su padre, Raúl, jugó en los juveniles del Real Zaragoza. Después pasó por el Monzón, con Javi Delmás, Rafa Hidalgo, Isidro Villanova, César Bernal y otras firmas relevantes del fútbol aragonés. Completó su itinerario futbolístico en otras plazas de tronío de la regional, como Alcañiz, Caspe y Mequinenza.

Raúl Guti hijo, esto es, el número 26 del Real Zaragoza que se merendó al Valencia, comenzó jugando al fútbol sala. Se introdujo en el fútbol a través del Giner, pasando muy pronto al Stadium Casablanca. Ramón Lozano, extraordinario detector de talento, el mismo que descubrió a Cani, lo llevó a la Ciudad Deportiva del Real Zaragoza. Tras un par de entrenamientos, Diego Martínez, entonces entrenador del Zaragoza juvenil, señaló de inmediato la conveniencia de su fichaje. Completó con brillantez su ciclo juvenil y saltó al filial con César Láinez, consolidándose con Javi Suárez. Ya era el amo del campo en el Aragón, como demostró en La Romareda en la promoción de ascenso ante el Calahorra.

Días después de ascender a Segunda B, debutó en la última jornada de la pasada temporada con el primer equipo ante el Tenerife. La primera pelota que pilló le pegó a puerta y la mandó al quinto pino. Cualquier otro jugador se habría arrugado. Guti, no. Cogió la segunda pelota y también le zurró a puerta. Golazo. En ese mismo instante muchos percibieron que ahí había un futbolista con personalidad. Julián Delmás, Álex Zalaya y Dani Lasure firmaron por el primer equipo. Guti tuvo que esperar más.

 

Nada más llegar a Zaragoza, Natxo González dijo que le gustaba el chico. El pasado 6 de septiembre renovó. Según el contrato, será jugador de la primera plantilla cuando juegue al menos 45 minutos en cinco partidos. Solo le quedan dos. Formalismos al margen, en el foro de la auténtica democracia del fútbol, en la representación de la verdad verdadera de éste y todos los deportes, en el terreno de juego, Raúl Guti ya ha dado el salto a todos los efectos. En caso de duda, pregunten a Parejo. A ese pedazo de pelotero del Valencia llamado Dani Parejo, me refiero... Porque para Paqui, el mejor siempre fue Raúl...

http://www.heraldo.es/noticias/deportes/futbol/real-zaragoza/2017/10/25/raul-guti-salto-1203988-611027.html

Tu comunidad,
en tu móvil
balon111
balon111 el 25-10-2017 a las 22:48:45

Gran noticia. Este chaval es nuestro futuro y si encima lo blindan para que no nos lo puedan quitar, mucho mejor.

mariajose
mariajose el 01-11-2017 a las 18:41:38

El legado de los Gutiérrez


Raúl Gutiérrez jugó en el juvenil del Zaragoza y ahora ve como su hijo, Guti, que idolatraba a Paulo Roberto, ha llegado al primer equipo H «En el fútbol es necesario el trabajo y la humildad y eso lo tiene», dice el padre


En casa de los Gutiérrez el fútbol ha sido un modo de vida. Raúl, el padre, ya experimentó lo complicado que es este deporte. Vivió el fútbol antiguo, el de campos de tierra y actitud guerrillera. Compitió en el juvenil del Real Zaragoza y, posteriormente, continuó su carrera en varios equipos de la geografía aragonesa. Ahora es coordinador en el Stadium Venecia, mientras ve como el chaval que encarna su nombre está cerca de asentarse en el Real Zaragoza. «Me van a acabar llamando el padre de Guti», explica Raúl entre risas.

Con ocho años comenzó su pasión. Un pequeño Guti daba sus primeras patadas durante los descansos en el campo del Monegrillo. «Yo era el entrenador del equipo y él venía conmigo, ahí conoció a Julián Delmás». Fue en esos intensos rondos, que duraban cerca de quince minutos, donde se fraguó la amistad que comparten ambos jugadores. Lejos de esos episodios de la infancia, el fútbol fue para Guti una vía para vaciar esa actitud enérgica que tenía de joven. «Era un trasto, no paraba. Cuando estaba callado es que tramaba algo. Un día metió un zapato en el microondas y lo puso a tope. Nosotros olíamos a cuero y no sabíamos qué podía ser», confiesa.

Su infancia fue de grava y porterías pintadas con pintura en las paredes, con su madre Paqui regañándole por dedicar más tiempo al balón que a sus deberes. «Le encantaba Paulo Roberto, uno de sus jugadores de fútbol sala favoritos». El salto hacia el balompié clásico lo daría en el Giner Torrero, tomando la línea de bus 34 desde la zona del Parque Pignatelli, donde residen. «Ahí comenzó a crecer, luego pasó al Stadium Casablanca y Ramón Lozano ya lo tenía en su agenda». Él fue el principal valedor para que el centrocampista acabase en la Ciudad Deportiva dentro de la categoría de División de Honor. Llegó al sitio con el que sueña todo futbolista zaragozano. «Para Raúl fue un sueño aterrizar en el Real Zaragoza. Él era un chico que iba a La Romareda y cantaba el ‘Zapater te quiero’».

Ya en categorías inferiores veían la capacidad de un jugador silencioso a la par que cumplidor. No acaparaba todas las miradas, pero crecía bajo los patrones de la humildad tan arraigados en la cultura zaragocista: «Muchos futbolistas se creen que son alguien cuando no han hecho nada. La humildad y el trabajo lo es todo, y Raúl lo tiene», asevera su padre. Esa línea progresiva que vivió también en el RZD Aragón le permitió tener su premio y debutar ante el Tenerife. «Su primer tiro se fue muy alto, pero el segundo entró. Así es él, siempre busca perseverar». Tras su debut en Liga está asentándose en la primera plantilla, rodeado de piezas de renombre en el fútbol español. «Zapater le dice a Guti que tiene un gran potencial y que le haría mucha ilusión que en el futuro acabasen jugando juntos en el centro del campo». Raúl Gutiérrez padre le dice a su hijo «no eres consciente de lo que significa que Zapater te diga eso. ¡Es como si Messi se lo dice a un chaval de la casa!».

Contra el Valencia Guti le cambió la camiseta a Dani Parejo, «le dijo a Raúl en el vestuario que había hecho un gran partido». La quería por lo que le gusta el jugador, y porque el apellido de Paqui, su madre, es como el del capitán valencianista. «Le hizo ilusión a su abuelo materno, pero la camiseta se la enmarcará». Raúl, hijo, está cerca de convertirse en jugador del primer equipo. Sería premiar una trayectoria de trabajo y dedicación sobre un sueño. «Raúl está muy comprometido y va a ayudar en lo que Natxo le diga. Cada día se empapa de conocimiento. Solo desea crecer en el Zaragoza», cuenta su padre, Raúl Gutiérrez.


Periódico de Aragón

acdc73
acdc73 el 02-11-2017 a las 15:31:28

pronto lo venderan con cualquier excusa como ha sucedido hasta ahora

mariajose
mariajose el 02-11-2017 a las 18:45:09

Es lo que hace la falta de dinero, vender y vender.

balon111
balon111 el 14-11-2017 a las 16:08:34

El multiusos de Natxo

 

La amplitud de soluciones posicionales que ofrece Raúl Guti le ha convertido en la herramienta más versátil y mudable del entrenador en el centro del campo. Suma ya tres titularidades seguidas. 

 

Chema R. Bravo Zaragoza Actualizada 14/11/2017 a las 15:18
     
     
     
     
     
Guti, el multiusos de Natxo
Guti, en el partido contra el Rayo VallecanoOliver Duch

Ya es mucho más que una refrescante insinuación de fútbol juvenil y Raúl Gutierrez ‘Guti’ ha escalado por la ladera del primer equipo hasta coronarse como un jugador de relieve en la plantilla de Natxo González. Su caso es un ejemplo más de que el fútbol premia los pasos prudentes y los tiempos medidos, pero sobre todo de que el trabajo tenaz y silencioso suele conducir a los mejores puertos. Guti ha derribado, a su ritmo, todo tipo de barreras y quizá su secreto sea que nadie ha creído más en él que él mismo. A principios de verano pasado, no figuraba entre los canteranos ‘pata negra’ del Real Zaragoza. Jugaba en el filial de Láinez, pero no pertenecía al núcleo principal de promesas. Nadie apostaba al cien por cien que ese centrocampista era de “los que llegarían”. Apareció en el primer equipo en la jornada final contra el Tenerife y marcó un gol, aunque aquel partido y ese debut se apreciaron más como una testimonial recompensa que como una apuesta firme.

Ni siquiera el club lo valoró en ese sentido. Guti no sería promocionado como Lasure, Delmás, Raí o Pombo ni tampoco estaba previsto que participara en esa pretemporada porque el nuevo entrenador, Natxo González, prefería trabajar con el grupo humano que iba a configurar su vestuario. Pero ocurrió eso que tantas veces sucede en el fútbol y en la vida: el destino emitió un destello. La necesidad de hombres en los primeros entrenamientos del verano le abrieron la puerta y Guti nunca dejó que se cerrara ya.

Día a día, fue seduciendo a Natxo González, hasta el punto de que, cuatro meses después, se ha convertido en una de sus herramientas más valoradas, marcando una línea de constante evolución, una progresión que ha sorprendido de punta a punta en el Real Zaragoza, desde antiguos técnicos del chico, a excompañeros o miembros del área deportiva. Su caso ha impresionado a casi todos, excepto a quien menos le conocía: Natxo.

Ahora, Guti ya acumula diez partidos con el primer equipo, entre liga y Copa. Es uno más. Ha ascendido por el rango de jerarquías de la plantilla ha una velocidad imparable. Natxo le observó desde el primer día las cualidades polivalentes y una amplitud de soluciones posiciones que le convertían en una pieza potencial de alto valor para su idea de centro del campo: ese rombo ofensivo que se pliega en una línea de cuatro cuando el Zaragoza no tiene la pelota. Guti ha pasado ya por todas esas posiciones, la última, el flanco derecho, la pasada jornada contra el Rayo Vallecano, confirmándose así como el multiusos de Natxo González.

Por sus características, Guti reúne un poco de casi todos los demás centrocampistas del equipo. Esa es su ventaja. Garantiza el trabajo y el músculo de Zapater, el recorrido deFebas, el toque y claridad de Eguaras, la visión de Buff o la disciplina de Javi Ros. Quizá no sea mejor que sus compañeros en esas facetas, pero es el único que tiene células de todos ellos. Ese perfil tan completo ha entusiasmado a Natxo y ha multiplicado la profundidad de sus decisiones.

 

Durante su formación, Guti se fue configurando como un ‘8’, un centrocampista intermedio, más que un iniciador del juego o un mediapunta. Un futbolista con abundante radio de acción y mucho juego de cara, adaptable al doble pivote o como volante interior en líneas de tres. Es en ese papel donde ha cuajado mejores partidos: Valencia en Copa o minutos finales contra el Rayo Vallecano o el Numancia.

Natxo empezó sacándole punta como enganche, como cabeza de rombo, en funciones destinadas inicialmente a Buff. Así comenzó a entrar en el primer equipo. Pero, en tres meses, ha desfilado continuamente por más puestos, un ajetreo que en cierto modo podría conducirle a la indefinición o a la confusión posicional, lastrando su crecimiento y rendimiento, pero que Natxo considera útil. Desde la jornada 6, Guti solo ha dejado de jugar contra el Sevilla Atlético y encadena tres titularidades consecutivas.

El entrenador del Real Zaragoza le ha encontrado diversos acomodos. Su primera aparición en el once, contra el Lugo en Copa, fue de mediapunta. Ahí jugó también unos minutos contra el Oviedo y en su estreno de titular en Lorca. Fue ese día donde se descubrió su polivalencia: en la segunda mitad, cuando el Zaragoza sufría en la banda izquierda, Natxo recostó a ese lado a Guti y ese carril se selló, con su retorno defensivo, sacrificio y rigor. Ya había ocupado el sector izquierdo en algunos minutos contra el Nástic. Frente a Osasuna apareció por la mediapunta, donde sería titular contra la Cultural, en Huesca volvió al mediocentro que ya ocupó un tramo del partido frente al Numancia y contra el Rayo Vallecano le asignaron, por primera vez, el lado derecho del centro del campo, con libertad para jugar por dentro cuando se poseyera la pelota. Es decir, en sus últimas tres titularidades, Guti ha jugado en tres puestos distintos.

Esa riqueza posicional no es lo único que ha fascinado al entrenador. Después de ir dándole partidos en los amistosos de pretemporada y observarlo en el día a día, Natxo fue convenciéndose de que Guti podría tener encaje en su centro del campo pese a que la zona había recibido, durante el mercado de fichajes, una especial dedicación por parte de Lalo Arantegui, reforzándola con Oliver Buff, Iñigo Eguaras y Aleix Febas y conservando a Zapater y Javi Ros. Un mediocampo de perfiles diversos y complementarios, mejorado con varias posibilidades posicionales, tal y como había sugerido Natxo a Lalo en el primer boceto de plantilla. Guti no estaba en esa previsión y su irrupción ha obligado al técnico a afinar aún más con la gestión de las piezas del centro del campo.

Hace dos meses, Natxo ya deslizó en el club que Guti se iría abriendo hueco como una tuneladora, despacio pero constante, por la propia inercia de su trabajo. Con paciencia. Desde entonces, ha administrado los tiempos y sus oportunidades, siguiendo un curso natural que ha desembocado en la consolidación cada vez más real de Guti como titular, especialmente en partidos y situaciones -como fuera de casa- que exijan más físico que balón, más trabajo que elaboración. Con él, no se ha corrido más deprisa que el reloj.

A Natxo, Guti no le gusta únicamente por su adaptabilidad a diferentes puestos, sino, sobre todo, por su disciplina y su aplicación. Es el tipo de futbolista que los entrenadores valoran por encima de la media. Natxo dice de él que entiende las cosas rápido y las desarrolla tal y como se le dibujan en el mapa de los partidos. Es decir, Guti no solo entiende el juego, sino que lo juega tal y como le dicen. Puede parecer que todos los futbolistas cumplen con estas premisas, pero no es así. Por eso, Guti le ha entrado por los ojos a Natxo y le ha robado el corazón.

http://www.heraldo.es/noticias/deportes/futbol/real-zaragoza/2017/11/14/el-multiusos-natxo-1207940-611027.html

mariajose
mariajose el 11-01-2018 a las 15:26:30

11/1/2018
Guti agradece la confianza de Natxo en los canteranos del Real Zaragoza

Una de las noticias más positivas en la primera vuelta del Real Zaragoza está siendo el emerger de varios futbolistas formados en la Ciudad Deportiva. Ante el filial del Barça coincidían en el once titular Lasure, Delmás, Pombo y Guti de inicio. El último, autor de un golazo, agradece la confianza y admite que debería tirar más a puerta.


Zaragoza.- Cuando un equipo como el Real Zaragoza alcanza el ecuador de la competición en decimosexta posición, sólo los más optimistas pueden encontrar motivos a los que aferrarse para rescatar algo positivo. Pero en el conjunto aragonés sí hay una clara razón para la alegría: la gran cantidad de minutos de la que están disfrutando los canteranos, los formados en la Ciudad Deportiva.

Por ejemplo, ante el filial del Fútbol Club Barcelona coincidían en el arranque de partido hasta cuatro, siendo el caso de Julián Delmás y Daniel Lasure como dueños de los laterales, Pombo tomando la manija de la mediapunta desde el costado zurdo y Raúl Guti. Mayor mérito incluso el de éste último, quien comenzaba la campaña en el Deportivo Aragón para hacerse con un hueco al poco tiempo con los mayores.

Ante los blaugranas era el autor del gol del empate, un auténtico misil desde la frontal que llevaba la igualada al electrónico y que servía para que el drama absoluto no se instalara en La Romareda. El centrocampista ha explicado este jueves su tanto, comentando que tuvo \"la oportunidad de pegarle a puerta\" y no lo pensó \"dos veces\", admitiendo además que debe \"tirar más\" porque tiene \"buen disparo\".

Algo que no sólo le dice Natxo González, su entrenador, a Guti sino también al resto de jugadores de la plantilla. Además, el medio ha admitido que \"para los canteranos es un orgullo que confíen\" en ellos porque se lo han ganado \"trabajando mucho y siendo uno más del equipo, lo que trae sus frutos\".

Guti ha bailado en diversas posiciones del centro del campo, aunque al maño poco o nada le importan dónde actuar mientras tenga minutos. \"Donde me ponga el míster voy a estar a gusto porque quiero jugar y ayudar al equipo en todo lo que pueda\", ha recordado, incidiendo respecto a la situación clasificatoria del Real Zaragoza en que \"es complicada, pero se trabaja a diario para revertirla y los resultados seguro que se van a dar\".


Aragón digital
balon111
balon111 el 12-01-2018 a las 19:42:39

Guti: «El día más feliz de mi vida será cuando suba con el Zaragoza»

 

 

 
Raúl Guti posa tras el entrenamiento en las instalaciones de la Ciudad Deportiva. - CHUS MARCHADOR

Raúl Guti posa tras el entrenamiento en las instalaciones de la Ciudad Deportiva. - CHUS MARCHADOR

—Empezó la temporada siendo futbolista del Deportivo Aragón. ¿Imaginó en algún momento que tendría el protagonismo que tiene ahora?

—Nunca habría podido imaginar que iba a vivir tan pronto este momento, todo ha ido muy deprisa para mí. Si en verano me hubiesen dicho que iba a tener esta presencia en el primer equipo no me lo hubiera creído. Después de tanto trabajo y sufrimiento ha llegado mi recompensa con el Real Zaragoza.

—Tuvo que esforzarse mucho para llegar a la primera plantilla.

—Es que he sufrido mucho, porque siempre he tenido que destinar mucho trabajo a todo lo que hacía. Nunca he sido el ojito derecho de un entrenador, siempre me he caracterizado por trabajar a diario. He sido esa clase de jugador que se ha ganado a sus técnicos con pico y pala porque nunca nadie me ha regalado nada. Desde el silencio he ido creando mi porvenir. Recuerdo cuando era pequeño que me decían que el trabajo siempre tiene su recompensa, ahora he comprendido que tenían razón.

—¿Ha sido su padre, Raúl, uno de sus principales pilares tanto en su carrera como en su vida?

—Mi padre siempre ha sido mi principal referente, él ha sido el que me ha apoyado en todos los momentos. Sus consejos fueron esenciales en mi vida; tanto los positivos como los negativos. Él era el primero que me decía cuando hacía mal un partido para mejorar. Lo es todo para mí.

—Usted se apoya en aquellas personas que han estado siempre a su lado, incluso en la fidelidad a su representante, ¿no?

—José Ramón Reyes es mi representante desde pequeño. Me cogió en el Stadium Casablanca, cuando era juvenil y desde entonces sigo con él. Me han llamado muchos representantes en estos últimos meses, más de diez, pero yo sigo con José Ramón. Tengo los pies en el suelo, soy el mismo que hace cinco años y voy a ser el mismo dentro de cinco años. No me voy a dejar guiar por el resto de la gente sabiendo todo lo que tengo en casa y lo mucho que confío en ellos. La confianza en tus seres queridos es esencial.

—¿Cómo de relevante cree que es la humildad en el actual panorama futbolístico?

—Es lo más importante en esta profesión. Hay que ser humilde y tener los pies en el suelo porque nunca sabes cuándo se va a acabar esto. Te puedes lesionar cualquier día y decir adiós a tu carrera. O también jugar en Primera y llegar a ser de los mejores jugadores del país. Yo sé de dónde vengo y sé todo lo que me ha costado llegar hasta aquí como para cambiar de forma de ser.

—Sus primeras patadas fueron en el campo del Monegrillo, un terreno de juego de tierra. ¿Esto simboliza de dónde procede y hasta dónde ha llegado?

—Antes estaba en un campo de tierra y ahora disfruto en un campo de césped natural. A veces me paro a pensar sobre cómo comencé a jugar y recuerdo de dónde vengo, de un campo donde no se podía apenas jugar y con un balón que casi ni botaba.

—Por posición, por mentalidad, por sus valores y por características tiene ciertas similitudes a los inicios de Alberto Zapater.

—Alberto es el mayor referente, lo ha vivido todo en el fútbol y en la vida. Sabe aconsejar muy bien a los canteranos. Yo intento hacer todo lo que me dice él.

—El propio Zapater le dijo que le encantaría jugar a su lado.

—Tras el partido del Lugo en Copa me felicitó por mi actuación y me dijo que ojalá fuéramos la pareja de centrocampistas del futuro del equipo. Que el capitán del Real Zaragoza, Alberto Zapater, te diga eso… ¡Para mí fue todo un orgullo!

—Dice que nunca fue el ojo derecho de ningún entrenador, pero quizás con Natxo González haya sido una excepción.

—A Natxo le debo mucho. Él ha sido el que me ha hecho futbolista profesional y siempre que juego trato de devolverle toda la confianza que ha depositado en mí. Natxo es un entrenador increíble. Como técnico, ha sido de los mejores que he tenido en mi vida. Además, que cuente con los canteranos es magnífico, este año se está viendo que la cantera responde muy bien.

—Hay unión en la plantilla, pero los resultados no están siendo del todo satisfactorios. ¿A qué circunstancias achaca la situación del equipo?

—No sabría dar una respuesta. Trabajamos mucho y lo hacemos bien, tratamos de rendir en cada partido como si fuera el último, pero en casa estamos fallando mucho. Es cierto que estamos teniendo mala suerte porque podíamos haber ganado bastantes partidos y al final no lo conseguimos. Tenemos una plantilla para luchar por los puestos de privilegio, pero cuando entras en la clásica mala dinámica es complicado salir. Estoy convencido de que en la segunda vuelta vamos a demostrar nuestra valía. Todo el trabajo que llevamos nos tiene que dar una recompensa.

—El mundo del fútbol cada vez entiende menos de proyectos. ¿Comprendería que si continúa esta dinámica se valorase la destitución del entrenador?

—No vería nada justo que Natxo fuera destituido. Estamos cada vez más cerca de ganar los partidos, ofrecemos argumentos para llegar a vencer. Solo nos falta un triunfo que nos ayude a verlo todo desde otra perspectiva. Como dijo Cristián Álvarez, en los próximos diez partidos veremos para lo que está este equipo. Nosotros pensamos que hay tiempo para todo, aunque debemos de reaccionar cuanto antes.

otra cosa, ese encuentro había que ganarlo como sea. Encima marqué desde fuera del área, que es lo que Natxo González me pide. Me dice que debería tirar más a puerta para aprovechar la habilidad que tengo con el disparo desde lejos.

—Para el recuerdo quedó aquella imagen con Delmás abrazados bajo la lluvia.

—Marqué gol y lo primero que vi es a Julián corriendo hacia mí para abrazarme. Me dijo al oído lleno de rabia que teníamos que ir a ganar. Los dos somos muy zaragocistas y buenos amigos. Con seis años estábamos jugando en el campo del Monegrillo, hace dos años en el vestuario del Aragón y ahora en el primer equipo. Ambos estamos cumpliendo un sueño, hemos luchado mucho.

—Los dos encarnan el sentimiento zaragocista. ¿Los canteranos viven con más pasión la trayectoria del equipo?

—Puede ser, porque siempre hemos crecido bajo este escudo. Yo he vivido la trayectoria del Real Zaragoza y sufro mucho como jugador. Sufro mucho porque sé lo grande que ha sido el club y quiero que vuelva a estar donde merece. Yo he sido un aficionado que iba a La Romareda y me fastidia ver a la afición sufrir como lo está haciendo en estos momentos. Ahora que defiendo los colores del equipo quiero devolverle a la grada las alegrías que merece.

—En la celebración de su gol hizo con sus manos el símbolo del corazón, el cual dirigió hacia la grada. ¿Para quién iba dedicado?

—El corazón fue para una persona especial y para toda mi familia: para mis abuelos, por la gente que me quiere y siempre ha estado junto a mí. Cuando entró el balón solo pude acordarme de todas esas personas que me han ayudado en mi vida.

—Durante esta temporada ha jugado en diversas posiciones de la medular. De todas ellas, ¿dónde se ha sentido más cómodo?

—Cada partido es un mundo, y mi posición se adapta a las circunstancias. En el Carlos Belmonte jugué en banda y me sentí muy cómodo, frente al Valencia en Copa ocupé la posición de mediocentro y me sentí bien. Luego adelantado también supe adaptarme con soltura. Me siento cómodo en el centro del campo.

—¿Cuál cree que es su mayor virtud como futbolista?

—Sin duda es el gran despliegue físico que empleo en cada partido. No me guardo ni una sola carrera sobre el césped. Siempre quiero robar la pelota, siempre busco jugar el balón y me gusta mantener la posesión. Lo más importante es robar la pelota. Es clave quitarle la posesión al rival.

—¿En que facetas o aspectos considera que debería mejorar más como futbolista?

—Aún soy joven, tengo muchos aspectos en los que iré mejorando con el tiempo. Sin embargo, me gustaría ser un jugador con más velocidad. La pena es que no se puede ejercitar, se tiene que tener de nacimiento.

—Tiene una cláusula de seis millones y la cantera es una de las mayores fuentes de ingresos, ¿si llegase una buena oferta se plantearía su salida?

—No quiero pensar en el más allá, solo en el día a día y en el partido del sábado con el Tenerife. Yo estoy en el Real Zaragoza porque soy zaragocista y tanto el club como el míster han confiado en mí. Mi único deseo es que el Zaragoza ascienda a Primera División, no pienso en otra cosa.

—¿Sueña con ascender con el Zaragoza a Primera?

—Lo he pensado muchas veces. A veces por las noches me quedo dándole vueltas a la cabeza, me imagino cómo sería devolver al equipo a su sitio, y lo veo como un sueño. Cuando ascienda a Primera con el Real Zaragoza será el día más feliz de mi vida.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/realzaragoza/guti-el-dia-mas-feliz-vida-sera-cuando-suba-zaragoza_1255869.html

Respuesta rápida

¿Quieres participar en esta sección?

Si ya eres miembro, entra / loguéate.

Si aún no estás registrado en losblanquillos.com: